Actividad aduanera un dolor de cabeza en el Salvador


Las adunas representan una institución de gran importancia para el flujo del comercio internacional en los países en el Mundo, para muchos esta actividad aduanera se ha convertido en un dolor de cabeza, en el Salvador. La mayoría de las quejas que presentan las personas, que frecuentan la aduana en el Salvador es porque manifiestan el descontento por “arbitrariedades de los funcionarios”.

 Una de las quejas más recientes, reseñada en el portal web elsalvador.com señala que: “en la frontera El Amatillo nos detuvieron el contenedor dos días, supuestamente por problemas con el peso. El primer día ya habíamos solucionado al filo de las 6 de la tarde, pero al siguiente día el funcionario de turno cambió de parecer y perdimos otro día, mientras tanto la carne en el contenedor se nos estaba echando a perder” así lo dio a conocer un representante de importante empresa de alimentos, quien no quiso revelar su identidad.

 No es la única queja que se ha recibido, como estas muchas más que giran en torno a supuestos sobornos y mal funcionamiento de la aduana. Lo lamentable de este asunto, tal como sucedió el mes pasado con el fraude aduanero que se dejó en evidencia, es que los niveles de corrupción siguen aumentando y nadie hace nada.

 Los usuarios de la aduana esperan que las autoridades competentes se aboquen y que haya por lo tanto una depuración institucional. Así como un control de todos los puestos de trabajo, con el fin de resguardar la integridad institucional, en aras del buen funcionamiento de este importante lugar para el comercio en el país centroamericano.