Venezuela: Nicolás Maduro consolidó su fraude constituyente


 

En medio de un baño de sangre, una paupérrima asistencia a las urnas y el rechazo internacional a reconocer la transición por parte de más de 10 países, Nicolás Maduro logró consolidar esta semana su artilugio político para conservarse en el poder a cualquier precio.

En total se reportaron 16 fallecidos durante el día de hoy, presuntamente a manos de fuerzas leales al gobierno. Eran personas que, o bien protestaban o estaban cerca de las protestas, siendo las zonas andinas del país las más afectadas. Hasta ahora voceros del gobierno han declarado desconocer dichos hechos.

La asistencia a las urnas, tal como pudieron constatar las agencias internacionales, lejos de ser una avalancha como pronosticaba el Gobierno, mostró cuadros realmente desoladores y sin electores, en centros electorales donde antaño el chavismo arrasaba. Incluso, para esta ocasión, el gobierno tuvo que inventar el uso del conocido Poliedro de Caracas, como supuesto “centro electoral de contingencia” una medida inédita que solo buscaba magnificar el control sobre el proceso para poder manipularlo, como en efecto ocurrió, según los analistas. Y tambien en esta ocasión ninguno de los canales de TV dijo nada de las propuestas, debido a la férrea censura oficial.

En cuanto al rechazo internacional hasta ahora 15 países se han negado a reconocer el nuevo status político cuasi dictatorial de Venezuela.

Panamá, México, Colombia, Perú, Argentina, Brasil, Estados Unidos de América, Canadá, Suiza, la Unión Europea, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Paraguay, Chile y Reino Unido.

Casi al filo de la medianoche, y ante la mirada cansada de los televidentes, el gobierno anunció, a través de la vocera y presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, que habían logrado aprobar la nueva Asamblea con un total de 8.089.320, lo cual constituye, según el oficialismo, el 41% del padrón electoral, cifra que no se corresponde para nada con las posibilidades matemáticas que ofrecía la escasa asistencia a las urnas a nivel nacional sobre todo cuando hace 15 días, la oposición hizo un plebiscito que rebosó todos los centros de votación y lograron poco mas de 7 millones de firmas de rechazo.

El gobierno de Maduro tendrá que ver ahora como manejará tanto las protestas internas, que evidentemente verán un recrudecimiento, y el rechazo internacional que seguramente no se quedará solamente en estos 15 países.

Analistas políticos, sin embargo, dijeron que, en cuanto a sanciones, es importante castigar a altos funcionarios de manera individual y no tomar medidas masivas contra el petróleo, por ejemplo, ya que hacer esto último, como dice el experto internacional Moises Naim, le daría al chavismo la coartada perfecta “para echarle a EE.UU, en 18 minutos, todas las culpas de la catastrofe económica que el chavismo ha creado en 18 años.”