En la República Checa la cerveza es más barata que el agua


La República Checa vio nacer una de las cerveza más populares del mundo la Pilsener, pero sobre todo, es en este país donde la bebida es más barata que el agua.

Y es que en esta Nación, la ingesta de la cerveza por habitante es de 161 litros por año, la mayor del mundo, pero ¿hay una razón? Puesto que esta bebida es más económica no sólo que el agua, sino que los refrescos y los jugos.

Se pudo conocer que el precio de una jarra grande de cerveza cuesta menos de un euro, y es una costumbre común que en la mayoría de los restaurantes checos no se ofrezca agua a sus clientes, pero un estudio hecho por la casa Veolia señala que la mayoría de los comensales ni siquiera la piden.

Según el mismo estudio, el consumo de agua ha disminuido desde el año 2005, sobre todo del agua embotellada. En el país checo, existen unas 50 fábricas de cerveza industrial de ellas, la más conocida es U Flekú de Praga, donde no se ha dejado de producir esta bebida desde 1499.

La historia dice que la tradición como país cervecero viene desde que los checos producían la bebida en su casa, así como la sopa diaria.

En este sentido, los bares tradicionales sirven sólo una marca de cerveza, pero en los últimos años la variedad se ha multiplicado.

Asimismo, existen otros países donde la cerveza es muy barata, éstos son: Alemania, Bélgica e Irlanda.