Ciberataque de cuentas Yahoo afectó a tres mil millones de usuarios


Un ciberataque ocurrido en el 2013 contra Yahoo afectó al total de sus tres millones de cuentas de usuarios, así lo indicó su casa matriz tras una nueva investigación sobre el incidente.

Verizon, que este año adquirió los activos online de Yahoo, aumentó fuertemente el estimado inicial de mil millones de cuentas afectadas.

Por tal motivo, la empresa explicó que el cálculo se basa en nueva inteligencia, tras una investigación sobre el incidente de agosto de 2013 con ayuda de expertos forenses externos.

A través de un comunicado emitido por la unidad de internet de Verizon, conocida como Oath, explicó que “Aunque este no es un nuevo problema de seguridad, Yahoo está enviando notificaciones por correo electrónico a las cuentas afectadas adicionales”.

Asimismo, cita que “La investigación ha indicado que la información de las cuentas de usuario robadas no incluían contraseñas en texto claro, datos de tarjeta de pago o información de cuentas bancarias, motivo por el cual la compañía continúa trabajando estrechamente con la policía”.

La filtración de Yahoo hasta ahora está consideraba como la más grande en términos de número de usuarios afectados. Sin embargo, un pirateo recientemente divulgada de la agencia de informes de crédito Equifax es vista como potencialmente más perjudicial debido a la sensibilidad de los datos filtrados.

Yahoo, que alguna vez fue una de las principales firmas de Internet, vendió sus principales operaciones en línea a Verizon en un acuerdo que cerró en junio por cuatro mil 480 millones de dólares, precio que se redujo tras las revelaciones de dos importantes filtraciones de datos.

Además del incidente de 2013, Yahoo informó que en 2014 hackers robaron datos personales de más de 500 millones de sus cuentas de usuario.

Se pudo conocer que, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a dos agentes de inteligencia rusos y a un par de hackers por uno de los ataques, que al parecer tenía el doble objetivo de espionaje y ganancia financiera. Las autoridades canadienses hicieron lo propio tras arrestar este año a Karim Baratov, un inmigrante de Kazajistán de 22 años, bajo una orden estadounidense.