Test innovadores de fertilidad masculina que están marcando tendencia


Pequeños aparatos, con apariencia de test de embarazo, para hombres que desean una confirmación de su fertilidad sin tenerse que desplazar a una clínica de reproducción asistida, ha sido desde hace unos años las pruebas domésticas que han revolucionado el mundo, las cuales analizan la calidad del semen.

 

A diferencia de los primeros test que salieron al mercado, los nuevos dispositivos ofrecen fiabilidades superiores al 90 por ciento, lo que puede contribuir a su popularidad.

Hay pruebas de dos tipos: los más antiguos, que evalúan la concentración de espermatozoides, pero no su motilidad ; y una segunda clase, que incorporan innovaciones que permiten medir también este parámetro, indispensable para la calidad del semen.

Marcos Meseguer, embriólogo y Supervisor cientifico indicó que “Pude haber muchos espermatozoides y muy pocos de ellos con movilidad, por lo que los test, del primer tipo, no pueden hacer una estimación directa de la calidad concreta”.

Se pudo conocer que este centro de reproducción asistida ha colaborado en un estudio, presentado recientemente, que demuestra la eficacia del la prueba de fertilidad doméstica SwimCount.

Novedad que introduce este test respecto a otros que se comercializan es que no sólo permite medir la cantidad de espermatozoides de una muestra de semen, sino también la movilidad progresiva traducido en su capacidad para moverse en línea recta.

La prueba es sencilla de realizar sólo hay que depositar una pequeña muestra de semen sobre el dispositivo y, al cabo de 30 minutos, el resultado es consultable. Cuantos más espermatozoides hayan sido capaces de desplazarse correctamente, mayor será la intensidad del color de la ventana del aparato.

El test está diseñado para indicar un umbral de fertilidad masculina superior a 10 millones de espermatozoides mótiles por mililitro, ya que un número inferior implicaría dificultades para obtener un embarazo natural en un plazo de un año.