Lágrimas y angustia tras el devastador terremoto en Irán


La localidad de Sarpul Zahab, es considerada la más afectada por el terremoto que zacudió a Irán, este domingo, la situación es desoladora pues cientos de personas lloran entre los escombros a la espera de tener noticias de sus familiares desaparecidos.

La agencia internacional Efe, destacó que los habitantes de la zona siguen a la expectativa y alertas ante las labores de rescate con la esperanza de que sus allegados sean encontrados con vida.

El seísmo, de magnitud 7,3 grados en la escala de Richter, desvató varias localidades de la provincia occidental de Kermanshah, fronteriza con Irak, donde los fallecidos ascienden ya a 328 y los heridos a casi cuatro mil.

Aunque las cifras todavía no son oficiales, se cree que la mayoría de las víctimas mortales se han registrado en Sarpul Zahab, donde la electricidad sigue cortada y se calcula que la mitad de los edificios sufrieron importantes daños.

En este sentido, los equipos de rescate han retirado la mayor parte de los escombros en la búsqueda de personas desaparecidas y con algunas esperanzas de hallar a ciudadanos con vida.

Los seísmos más mortíferos en Irán hasta la fecha se produjeron en diciembre del año 2003 y en junio de 1990, cuando perdieron la vida 31 mil y 37 mil personas, respectivamente.