Niño es rechazado por el color de sus ojos


Aunque a muchos les parece su mirada impactante y encantadora, otros usan esta característica para burlarse del joven.

Abushe es un niño originario de Etiopia que vive en extrema pobreza con su abuela, sufrió un incidente cuando su casa se incendió, lo que le originó quemaduras que dejaron marcas en su cuerpo y nació con una extraña enfermedad llamada Sindrome de Waardenburg, cuya patología causa anomalías en el color de los ojos, cabello y piel.

Entre los apodos desagradables que le han puesto, está el de ojos de plástico.

Además, Abushe le gusta el fútbol y su pasatiempo es jugar con el único juguete que tiene, un balón de fútbol con el que sueña ser como Lionel Messi.

Aunque la mayoría lo califica como un monstruo, sus padres dicen que es una bendición de Dios.

Cientificos y especialistas han estudiado su caso para conocer a detalle el origen de su patología.