[google-translator]

Trump inició su primera visita oficial al Reino Unido


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa Melania iniciaronn su primera visita oficial al Reino Unido, en un ambiente donde las tensiones con el Gobierno británico no se han hecho esperar y al tiempo que existe una gran oposición de la población ante la presencia del madatario nortemaericano.

En un comunicado previo a la llegada, la primera ministra británica, Theresa May, subrayó que “no habrá en los próximos años una relación más importante que la bilateral entre estos dos países, destacando la oportunidad de profundizarla en estos días”.

De igual manera, el comunicado expresa que “Podremos empezar las conversaciones sobre cómo forjaremos una asociación comercial fortalecida, ambiciosa y a prueba de futuro para después del “brexit” salida británica de la Unión Europea”, afirmó May.

Sin embargo, Trump llega al Reino Unido en un momento de debilidad del Gobierno británico, golpeado por la dimisión de dos ministros por discrepancias sobre la estrategia del “brexit”, y con una gran oposición de los ciudadanos, que han programado numerosas protestas.

Antes de su visita, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos encendió aún más los ánimos al declarar que se enfrenta a un Reino Unido “convulso” y que posiblemente se reúna con Boris Johnson, uno de los ministros dimisionarios.

A pesar de las diferencias en asuntos globales como el cambio climático, los aranceles comerciales o el acuerdo nuclear con Irán, la primera ministra britanica tratará de llegar a un consenso con Trump sobre la seguridad común y la futura relación comercial.

Como punto destacado de la agenda política, May y Trump tratarán esos y otros temas en una reunión bilateral en la residencia oficial campestre de la primera ministra en Chequers, a unos 65 kilómetros de Londres.

Durante la visita del mandatario nortemaericano, se pudo conocer que los principales actos se realizaran fuera de la ciudad de Londres para evitar en lo posible las numerosas protestas programadas en contra del líder republicano, debido a que ya se han observado manifetsantes en varios puntos de encuentro como en los alrededores de la mansión de Blenheim, a 115 kilómetros de Londres, donde May agasajará con un banquete a la pareja, que llega esta tarde al aeropuerto londinense de Stansted desde Bruselas.

El sábado y el domingo los Trump estarán en Escocia, en un tramo de la visita que se considera privado y en el que se prevé que el presidente vaya a jugar al golf en uno de sus clubes, pero que también estará plagado de protestas tanto en Glasgow como en Edimburgo.

Asimismo, los Trump serán recibidos por la reina Isabel II para tomar el té en el castillo de Windsor, a unos 40 kilómetros de la capital.